"Crítico"

Mientras contemplamos las palabras de moda, "pensamiento crítico" es un buen ejemplo. ¿No es este un término que aparece en la mayoría de programas educativos, búsquedas de nuevos empleados o planes económicos? Queremos que los estudiantes y los profesionales sean "pensadores críticos". Pero echemos un vistazo a esta idea ... críticamente.

 

Los educadores populares de América Latina, que trabajaron en las décadas de 1960 y 1970, hablaron de "pedagogía crítica", no solo de pensamiento crítico. Con esto querían decir que sus estudiantes aprenderían de su propia experiencia vivida, a fin de cambiar su realidad para crear sociedades más justas, iguales y menos opresivas. Esto sucedía en contextos en los que la represión económica y militar de los pobres dejaba a la mayoría de los ciudadanos de América Latina analfabetos, sin poder político y sujetos a una explotación violenta en beneficio de unos pocos.

 

En otras palabras, nuestras vidas no ocurren en una especie de vacío "objetivo", y nuestro pensamiento sobre cómo funciona el mundo tampoco. Todos nos acercamos al mundo desde nuestra propia experiencia, y nuestras experiencias son muy diferentes; en términos de poder económico o político, nuestras vidas son bastante desiguales. Una pedagogía crítica nos pide que analicemos esto, que "problematicemos" cuestiones que de otro modo daríamos por sentadas.

 

Un ejemplo que comparto a menudo con mis alumnos es el que se da al contar la historia de los educadores populares en Brasil. Al trabajar con estudiantes adultos en alfabetización, Paolo Freire y otros no querían que los estudiantes aprendieran a leer el equivalente brasileño de "Paco y Lola". ¿Qué tienen que ver dos personas de clase media que corren por la ciudad con su perro con la vida de los residentes rurales pobres de Brasil? No mucho. Más bien, harían que la gente comenzara a hablar sobre sus vidas, y comenzarían a escribir estas palabras en la pizarra, pronunciarlas y aprender a deletrear y leer palabras similares.

 

Por ejemplo, los campesinos podrían mencionar que el pozo estuvo seco esta semana. Aprenderían a deletrear y leer "pozo", y luego hablarían sobre por qué el pozo estaba seco, quiénes estaban siendo afectados, desde cuándo y dónde estaba ubicado el pozo. Al discutir todas estas cosas, podrían darse cuenta de que su acceso al agua se estaba viendo afectado por las nuevas plantaciones de frutas que aparecían cerca de su aldea y las políticas gubernamentales que priorizaban el acceso al agua para los cultivos de exportación y sus poderosos propietarios. Esto estaba muy lejos de otra posible interpretación de los campesinos, que podría haber sido que era "la voluntad de Dios" que llevaran ciertas cargas en sus vidas.

 

El aprendizaje no se detuvo allí. Los campesinos pondrían en práctica su nuevo aprendizaje tomando algún tipo de acción: trabajar para asegurarse de que su pozo les proporcionara el agua que necesitaban para vivir. Así, el proyecto de aprender a leer tenía todo que ver con el pensamiento "crítico": era la alfabetización para hacer más justicia a las personas que estaban en el lado perdedor de los proyectos políticos y económicos.

 

¿Cómo sería una perspectiva crítica en tu vida? Para la gente blanca en los Estados Unidos, estamos en un momento en el que estamos reconsiderando la historia de los Estados Unidos desde la perspectiva de los esclavos que lo construyeron y sus descendientes. Este es un proceso crítico. Y es fundamental.