"Intercultural"

Desde que vivía en Valparaíso, Indiana, trabajando para tender un puente entre la comunidad de inmigrantes latinos y la comunidad blanca mayoritaria en las iglesias luteranas del área, he llegado a comprender que involucrarnos mutuamente a través de culturas es una experiencia de muchas emociones, que requiere reflexión profunda, orientación y algunas herramientas para interpretar y lidiar con los altibajos que surgen al conocer gente nueva.

 

No creo que nosotros, como individuos o nuestro mundo y sus sistemas, cambiemos mucho sin llegar a conocer a personas que son diferentes a nosotros. Podemos hacer esto aprendiendo un nuevo idioma y viajando por el mundo, o simplemente preguntando, "¿con quién en mi ciudad, región o estado nunca veo o hablo?" A menudo tenemos estereotipos sobre personas de estos grupos de "otros", especialmente en nuestros propios contextos. Trabajar en los estudios en el extranjero me permitió ver la voluntad que tenemos de aprender de otros que están lejos; espero que también podamos incorporar esta disposición a nuestras vidas cerca de casa.

 

En mi trabajo de estudios en el exterior, muchos de los estudiantes que nos llegaron a Costa Rica eran los estudiantes "típicos" de estudios en el extranjero: mujeres blancas de clase media-alta. Hablé con ellas (y con los hombres blancos de clase media alta que también vinieron) sobre el "ajuste cultural" y los altibajos emocionales que vienen con la diferencia (pasar por fases como "fascinación, conmoción, adaptación, biculturalismo"). Sentí que prácticamente había resuelto este problema en particular en la educación intercultural: aprender a lidiar con nuestras propias emociones mientras vivíamos en el extranjero y adquirir algunas habilidades para conocer nuevas personas y culturas en casa. Mis alumnos lo encontraron útil, y yo también.

 

Luego, en ICADS comenzamos a recibir a más y más estudiantes "no tradicionales": de primera generación en la universidad, negros, latinos, madres / abuelas - estudiantes "subrepresentados" en universidades en general y en los estudios en el extranjero específicamente. De repente, mi taller sobre adaptación cultural no funcionaba tan bien. En primer lugar, las suposiciones culturales que pude predecir tan bien en mis estudiantes blancos, no eran tan predecibles para mi en un grupo de estudiantes negros. "¿Es la cultura estadounidense más como x o como y?" Rápidamente descubrí que mi definición de la cultura estadounidense se describía con mayor precisión como "cultura blanca del Medio Oeste de clase media alta".

 

Y descubrí que el "cambio de código" cultural que describí como biculturalismo, el objetivo final del proceso de ajuste cultural, era un estado en el que nacen las personas de color en los Estados Unidos, y mucha otra gente que vive en sistemas de dominación, como el colonialismo. Son biculturales por necesidad, en su propio país, porque la cultura blanca es tan dominante (¿supremacista?) Estas personas son hábiles para hacer ciertas suposiciones culturales en el hogar y otras en el lugar de trabajo, la escuela o en otros lugares públicos. Lo hacen con supuestos sobre aspectos visibles de la cultura como la comida y la música, y también aspectos invisibles, como cómo se ve el respeto o cómo se aprovecha mejor el tiempo.

 

Así que llegué a comprender que ser "intercultural" no es solo un proceso emocional, sino que involucra dinámicas de poder, política, economía y largas historias de que se les dice las "posiciones socialmente aceptables" de ciertas razas y culturas. Sigo creyendo que sentarnos con nuestras emociones y ser conscientes de cómo nos sentimos en una situación determinada puede ayudar a aclarar la situación y darnos caminos a seguir cuando parece que no existen. Espero que este blog pueda ser una especie de exploración de eso para mí y que también te sea útil.